Dictan prisión preventiva a L-Gante por amenazas, privación de libertad y tenencia de estupefacientes

La Justicia ha decidido dictar prisión preventiva para el reconocido cantante de cumbia 420, Elián Valenzuela, conocido como L-Gante, quien enfrenta cargos por los delitos de amenazas, privación ilegítima de la libertad y tenencia simple de estupefacientes. Esto significa que el músico continuará detenido.

Desde hace más de un mes, L-Gante se encuentra bajo custodia en la DDI de Quilmes, luego de haber sido denunciado por secuestro y amenazas con un arma de fuego por parte de Darío Gastón Torres y Rosa Catalina Passi. Estos incidentes ocurrieron después de un conflicto entre Valenzuela y un grupo de amigos en la localidad bonaerense de General Rodríguez.

El juez de garantías Gabriel Alberto Castro ha ordenado que el cantante sea trasladado a una prisión perteneciente al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

En su decisión, el magistrado rechazó tanto el cambio de calificación como la solicitud de «libertad inmediata» presentada por la defensa del cantante, manteniendo así la acusación original establecida el 18 de junio.

El 27 de mayo, se produjo una discusión entre varios miembros de la denominada «Mafilia» y un grupo de personas en el que se encontraba Torres, un empleado municipal y vecino del barrio, después de salir de un club nocturno en General Rodríguez.

Cuando L-Gante se enteró de la situación con sus amigos, decidió tomar medidas por su cuenta. Según la denuncia, el cantante apuntó con una pistola al empleado municipal, lo obligó a subir a su automóvil y se lo llevó. Luego, condujo unas cuadras dentro del barrio Bicentenario, donde amenazó a una segunda víctima para que entrara en su vehículo, con el objetivo de aclarar la situación relacionada con sus amigos y lo ocurrido en el local.

De acuerdo con la denuncia, el músico retuvo a las víctimas durante 20 minutos y habría afirmado: «Si no sueltan a mis amigos, no los suelto a ustedes». Cuando L-Gante se enteró de que sus amigos solo habían sido identificados sin restricciones de libertad, permitió que las personas que retenía abandonaran su vehículo. La denuncia fue respaldada por varias cámaras de seguridad, la geolocalización de los teléfonos celulares, así como por declaraciones de policías, testigos y familiares de las víctimas.

En su defensa, L-Gante niega haber utilizado un arma y afirma que el vecino subió al vehículo por su propia voluntad, negando cualquier riesgo de obstrucción o amenazas. Sin embargo, las víctimas afirman estar siendo amenazadas, un argumento que la fiscalía ha destacado para oponerse a la solicitud de libertad del cantante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *