Un mensaje que retumba en el entorno de Frigerio

El radical Maximiliano Pullaro se impuso de manera contundente en las elecciones para la gobernación de Santa Fe, obteniendo más de 10 puntos de diferencia con su rival en la interna, Carolina Losada. Respaldado por su conocimiento de la provincia y sus habitantes, se diferenció de Losada, quién desembarcó desde Buenos Aires en una provincia que no conocía. En un panorama similar se encuentra ahora Rogelio Frigerio, un panorama que no pinta nada bien.

Los votantes de Santa Fe optaron por respaldar a un candidato de la región, con presencia a nivel provincial y conocimiento territorial. Esto contrastó con el perfil de Losada, que no reside en la provincia y que fue impulsada por figuras políticas a nivel nacional. Este recorrido, devenido en fracaso, es el mismo que el de Frigerio, donde desde el espacio temen por un final similar.

En Santa Fe, la conexión local con el candidato fue fundamental para ganar la confianza de los votantes. Mientras que acá en Entre Ríos, Frigerio se enfoca en intentar ocultar su falta de arraigo a través de breves visitas a localidades del interior. Sumado a esto, las apariciones de Frigerio no han sido de las más felices, teniendo errores importantes como su equívoco al referirse a la cantidad de hospitales de la provincia, o mencionando datos que corresponden a otras provincias y no a Entre Ríos, lo que pone en cuestionamiento su conocimiento genuino de la realidad local.

Las elecciones en Entre Ríos están a la vuelta de la esquina y este precedente santafesino es una muy mala noticia para el espacio de Rogelio Frigerio. Veremos si a partir de este impacto el candidato empieza a visitar con mayor asiduidad la provincia que pretende gobernar, o si este tipo de “candidatos importados” vuelve a tropezar con la misma piedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *