El Indec avanza en la creación de sistema de cuentas para medir vínculo entre economía y ambiente

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) inicia la fase inicial de desarrollo del Sistema de Cuentas Ambientales y Económicas (SCAE), una herramienta que tiene como objetivo medir la relación entre la economía y el medio ambiente. Este enfoque permitirá a los gobiernos tomar decisiones sustentables y definir políticas de desarrollo en un contexto donde la falta de un sistema estadístico ha obstaculizado la identificación de problemas.

Los encargados de esta iniciativa, Pablo Ceballos, director del Sistema Estadístico Nacional, y Gabriela Ackerman, coordinadora de Organismos Nacionales, señalan que este esfuerzo responde a un desafío global que ha llevado a las instituciones estadísticas de todo el mundo a abordar la medición de temas que dominan la agenda política, económica y ambiental.

El desarrollo sustentable es una meta perseguida por muchos gobiernos, pero la falta de datos precisos ha sido un obstáculo en la toma de decisiones efectivas. Por ejemplo, en la elaboración del Producto Bruto Interno (PBI), no se considera el impacto del monocultivo en la degradación del suelo u otros factores cruciales para la economía.

Ceballos subraya que una vez resueltos estos problemas, las cuentas nacionales continuarán siendo elaboradas de la misma manera, sin necesidad de ajustes entre datos antiguos y nuevos. El conjunto estadístico resultante se considera un enfoque complementario.

La información generada por este nuevo sistema ofrecerá análisis detallados sobre la interacción entre la economía argentina y el ambiente, evaluando cuestiones como la degradación ambiental y la extracción de recursos. Cada área de gobierno, ministerio y provincia podrá tomar decisiones informadas y sólidas con base en estos datos.

Ackerman destaca que el Indec juega un papel crucial en este proceso al actuar como rector de estadísticas en Argentina, organizando y sistematizando la información existente, además de producir nuevos datos.

Este esfuerzo se materializa en el Sistema de Cuentas Ambientales y Económicas (SCAE), que agrupará datos en torno al stock de recursos, flujo ambiental al sistema económico (extracción, uso de recursos) y viceversa (residuos, emisiones), y la gestión política de estos asuntos.

Aunque la implementación completa llevará varios años, se espera que el conjunto de cuentas resultante brinde información precisa sobre la relación entre economía y ambiente en diferentes aspectos temáticos. A diferencia de un «IPC ambiental» mensual, estas estadísticas no se centrarán en un solo número, sino en un enfoque integral que refleje la interconexión entre economía y ambiente.

El proceso está enmarcado en el Marco para el Desarrollo de Estadísticas Ambientales (MDEA), que estructura la recopilación en seis componentes. Una vez completado, el siguiente paso será la adopción del SCAE, un estándar estadístico internacional establecido por la ONU en 2012.

La iniciativa sigue los pasos de otros países de América Latina que ya han avanzado en la implementación del SCAE. Argentina está recopilando datos y elaborando documentos para integrarse a este grupo. Ceballos considera este esfuerzo como parte de una estrategia a largo plazo, que trasciende a distintas administraciones gubernamentales y se posiciona como un paso hacia una toma de decisiones más informada y sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *