Revertirán el fallo a favor de Lewis en el Lago Escondido

Después de una larga y feroz disputa judicial que se ha extendido por más de 18 años, el acceso al Lago Escondido, está en el centro de la controversia. En una decisión que ha causado revuelo en todo el país, el Poder Judicial de Río Negro dictaminó a favor del magnate británico Joe Lewis, dueño de la estancia Hidden Lake SA en las orillas del Lago Escondido. Esta resolución establece que el acceso público al lago solo será posible a través de un sendero de montaña de 33 kilómetros, que requiere aproximadamente cuatro días de caminata, en lugar del camino Tacuifí, que es más corto, con solo 10 kilómetros de acceso vehicular y que atraviesa la propiedad de Lewis.

Este fallo ha generado indignación y controversia en la sociedad argentina, y Magdalena Odarda, exsenadora nacional y diputada electa, quien inició la lucha por el acceso público al lago, está decidida a llevar el caso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y, si es necesario, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Grupos sociales ya se están organizando para una marcha en enero en Lago Escondido para expresar su descontento con la situación y exigir un cambio.

El viernes 31 de agosto, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Río Negro tomó una decisión que cambió el rumbo del conflicto al revocar todas las sentencias previas de tribunales inferiores que respaldaban el acceso por el camino Tacuifí, argumentando que este asunto excedía la petición original. La jueza Cecilia Criado y los jueces Ricardo Apcarián y Sergio Barotto emitieron este fallo, a pesar de enfrentar alegaciones de presunta imparcialidad. Las conjuezas María Ignazi y Sandra Filipuzzi, quienes reemplazaron a otros jueces recusados, se abstuvieron de votar.

Joel Sverdlik, abogado de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), explicó que el STJ basó su decisión en la falta de mención del camino Tacuifí en la petición original de Odarda, lo que llevó a intervenciones posteriores que tergiversaron el fallo inicial. Sverdlik argumentó que este fallo no está cumpliendo el mandato de la Constitución provincial que establece que el Estado de Río Negro debe garantizar el acceso a todos los espejos de agua y que, en cambio, parece favorecer a una persona que ha adquirido tierras de manera cuestionable.

Ernesto Montecino, abogado de Magdalena Odarda, confirmó que presentarán un recurso extraordinario federal para impugnar el fallo del STJ de Río Negro y que llevarán el caso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos si es necesario. La Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA) también planea llevar a cabo una marcha en apoyo al acceso público al Lago Escondido, enfocándose en lo que consideran un asunto de soberanía y un derecho de todos los argentinos.

La batalla legal por el acceso al Lago Escondido continúa, y la sociedad argentina sigue luchando por el derecho de disfrutar de este hermoso lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *