Adelanto de las lluvias de primavera brinda esperanza para la recarga del suelo

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ha anunciado que se esperan lluvias y tormentas en diversas regiones productivas de Argentina durante los primeros días de septiembre. Este adelanto de las lluvias de primavera se percibe como una oportunidad clave para recargar el agua en el suelo, especialmente en áreas como el oeste y noroeste de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, sur y norte de Santa Fe, el litoral mesopotámico y el norte del país, según expertos del INTA.

Tras varios años de sequía y primaveras con escasez de precipitaciones, las perspectivas indican que condiciones atmosféricas propicias podrían llevar a lluvias y tormentas en amplias zonas productivas del centro y el litoral del país a principios de septiembre, como se destaca en el informe del INTA sobre recursos naturales.

Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIRN) del INTA, enfatiza la importancia de estas lluvias al afirmar que «ayudarían a restablecer los niveles de agua en zonas que aún no han salido de la situación deficitaria, después de casi cuatro años de sequía, como el oeste y noroeste de Buenos Aires, amplias áreas de Córdoba, La Pampa, sur y norte de Santa Fe, el litoral mesopotámico y provincias del norte del país».

Natalia Gattinoni, meteoróloga del Instituto de Clima y Agua, subraya que el inicio de la temporada 2023-24 se da con lotes en condiciones críticas de disponibilidad de agua, por lo que las expectativas de lluvias a corto plazo son fundamentales tanto para los productores del área agrícola central como para el norte del país.

Gattinoni también menciona que están dejando atrás el fenómeno climático La Niña para entrar en el período de El Niño, que suele influir en las lluvias y en la renovación de las reservas de agua, beneficiando a los cultivos ya plantados.

En este contexto, Mercuri aconseja evaluar cuidadosamente el agua disponible en el suelo en diversas áreas de los campos agrícolas, no solo en la superficie, sino también en profundidad, especialmente al tomar decisiones sobre siembras tempranas.

Según el último informe semanal del Instituto de Clima y Agua, se esperan precipitaciones por encima de lo normal en el NEA, el NOA (sur), Buenos Aires (centro) y la Patagonia (oeste).

Las condiciones climáticas para la temporada de cultivos estarán influenciadas por el evento de El Niño y otros factores oceánicos que sugieren una tendencia hacia lluvias normales o superiores a lo normal, especialmente avanzada la primavera y al inicio del verano.

Según los modelos internacionales actualizados, a partir de este trimestre, se anticipa un aumento en las perspectivas de precipitaciones entre normales y superiores en las áreas agrícolas del centro y este del país. Esto brinda una esperanza significativa para la recuperación de la agricultura en estas regiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *