La gastronomía uruguayense se alza con el Corcho de Plata de Baron B

El reconocido certamen gastronómico argentino, el Prix Baron B – Edition Cuisine, anunció anoche en el Hotel Alvear Palace de Buenos Aires a los ganadores de su quinta edición. Entre los galardonados, el restaurante Bajo Llave 929, liderado por el chef entrerriano Enrique Sobral y con la colaboración del chef misionero César Lizarraga, se llevó a casa uno de los premios más codiciados del país.

El evento contó con Mauro Colagreco, el propietario del mejor restaurante del mundo, como juez principal y congregó a los mejores talentos culinarios de Argentina. Tras una degustación de platos espectaculares, el premio máximo del 2023, el Corcho de Oro, fue otorgado a Ánima, un restaurante ubicado en la reserva El Trébol en el Circuito Chico de Bariloche, comandado por la pareja formada por Emanuel Yañez García y Florencia Lafalla.

Bajo Llave 929, con Enrique Sobral al frente, un restaurante que opera en Concepción del Uruguay, se destacó llevándose el Corcho de Plata. Sobral contó con la colaboración del chef misionero César Lizarraga, quien actualmente reside y trabaja en Colón, Entre Ríos.

Este año, el certamen batió récords con más de 100 participantes compitiendo por el premio. Desde su inicio en 2018, el objetivo del Prix Baron B es reconocer anualmente a los emprendimientos gastronómicos más destacados del país por su excelencia y su enfoque transformador en relación con el medio ambiente. Se destacan aquellos que trabajan en estrecha colaboración con productores locales, contribuyendo al crecimiento de las economías regionales y de la gastronomía argentina en general.

Bajo Llave 929, un proyecto de Concepción del Uruguay liderado por Enrique «Quique» Sobral, ha estado en funcionamiento desde 2017, ofreciendo una experiencia gastronómica única en su género. Su misión es expresar la riqueza y la diversidad cultural de la región a través de su cocina, que incorpora la influencia de la Mesopotamia y la excelencia de sus productores locales.

Sobral destacó: «Durante décadas, se han pasado por alto aspectos fundamentales de la cultura mesopotámica, como los sabores autóctonos, la artesanía de sus productores, la calidad de las materias primas y la calidez de su gente. Esto me motivó a llevar a cabo este proyecto gastronómico». Trabajando en estrecha colaboración con productores regionales, el restaurante promueve la trazabilidad y la calidad de los productos locales, utilizando hierbas silvestres de su propia huerta orgánica.

El legado de las culturas chaná, charrúa y guaraní es una parte integral de la identidad de Bajo Llave 929, que trabaja con pescadores y recolectores artesanales que honran la memoria de sus ancestros. Uno de los platos presentados en la competición, «Alquimia de Entre Ríos», destacó una tararira al vapor, perfumada con yerba mate y cítricos, con toques de miel y marcela, salsa de maíz y espuma de boniato, sobre una tierra de pecan y yatay, con un huevo de codorniz ahumado en nogal.

«La experiencia fue muy gratificante. Si bien representamos a Entre Ríos, nuestro objetivo fue mostrar la riquísima gastronomía de la Mesopotamia, con sus sabores únicos que se remontan a los pueblos originarios. Esto nos compromete aún más a potenciar nuestra gastronomía y sabores de la región», resaltó Sobral. El chef también agradeció la valiosa colaboración de César Lizarraga, quien contribuyó significativamente en la organización y presentación de los platos.

El jurado, presidido por Mauro Colagreco, un chef ganador de seis estrellas Michelin, y compuesto por figuras de renombre en la gastronomía, seleccionó a los finalistas y premiados en esta destacada competencia. Desde su inicio en 2018, el Prix Baron B ha impulsado la alta gastronomía en toda Argentina, destacando tanto a los ganadores como a los finalistas. Además, más de 300 establecimientos gastronómicos de todo el país han participado en el concurso, promoviendo una visión más sostenible e inclusiva de la cocina.

La pareja ganadora recibió un prestigioso corcho bañado en oro, elaborado por el destacado orfebre argentino Juan Carlos Pallarols. También tendrán la oportunidad de realizar una pasantía de una semana en el aclamado restaurante Mirazur, el mejor del mundo, de la mano de Mauro Colagreco. Los organizadores premiaron económicamente tanto a la iniciativa ganadora como a los otros finalistas, fortaleciendo aún más la promoción de la gastronomía argentina en todos sus rincones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *