Operativo policial en Santa Fe y Buenos Aires por el crimen del ex líder de la barra de Patronato

Se llevaron a cabo ocho allanamientos en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires en busca de dos fugitivos relacionados con el asesinato de Gustavo Andrés «Petaco» Barrientos, ex líder de la barra brava del Club Atlético Patronato de Paraná. Barrientos fue asesinado a tiros en febrero pasado durante una de sus salidas transitorias de prisión.

Las autoridades han identificado a diez personas en relación con el homicidio, pero hasta el momento no se ha logrado dar con los presuntos responsables. Se realizaron seis allanamientos en la ciudad santafesina de Laguna Paiva y dos en los partidos bonaerenses de Moreno y José C. Paz. Durante estos operativos, se incautaron armas de fuego, munición, dispositivos móviles, documentación y otros elementos de interés para la investigación.

Horacio Blasón, jefe de la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos, informó que se tomaron huellas dactilares de las personas identificadas y se continúa buscando a dos individuos sospechosos que no se encontraban en los lugares allanados.

La operación conjunta contó con la participación de la policía de Entre Ríos, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de Santa Fe, el Grupo de Operaciones Tácticas (GOT) de la misma provincia y la Fuerza Barrial de Aproximación (FBA) de la policía bonaerense.

El crimen ocurrió el 18 de febrero en una casaquinta en Entre Ríos, donde Barrientos se encontraba con su esposa, Verónica Martínez. Fue asesinado por un grupo de individuos vestidos de negro y con el rostro cubierto, quienes irrumpieron en la vivienda y dispararon contra él, causándole la muerte de manera instantánea.

El vehículo utilizado por los criminales, una camioneta negra polarizada Toyota SW4, fue encontrado en Puerto Alvear, a unos 17 kilómetros del lugar del crimen, junto con armas de fuego, municiones y otros equipos. Se sospecha que los sospechosos huyeron en una embarcación blanca hacia Santa Fe.

El fiscal Gilberto Robledo, a cargo de la investigación, no descarta la posibilidad de que el crimen esté vinculado a actividades relacionadas con el narcotráfico y tenga conexiones con un triple homicidio ocurrido previamente en Paraná.

Barrientos, quien había sido condenado en 2015 por homicidios ocurridos en 2012, estuvo recluido en varias prisiones antes de su trágica muerte. Su traslado a diferentes penales se debió a la sospecha de que continuaba dirigiendo actividades criminales desde la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *