Caso Lucio Dupuy. Confirmaron la prisión perpetua

El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) ha ratificado las condenas de prisión perpetua para Abigail Páez y Magdalena Espósito Valenti por el asesinato de Lucio Dupuy, un niño de 5 años, y ha añadido un nuevo cargo de abuso sexual a la madre del niño. Además, se ha agravado la calificación legal de este delito al considerarse gravemente ultrajante. Este fallo establece que los abusos sufridos por Lucio califican el homicidio como un crimen por odio de género masculino y señala a la madre como coautora.

La Sala A, presidida por la jueza María Eugenia Schijvarger y el juez Mauricio Piombi, con la secretaria María Elena Grégoire, ha aceptado los argumentos presentados por la fiscalía y ha parcialmente admitido los de la querella, rechazando los cuestionamientos de las defensas de las acusadas, según fuentes judiciales.

Originalmente, la Audiencia de Juicio había condenado a Espósito Valenti por homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y ensañamiento, y a Páez por homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento, además de abuso sexual con acceso carnal por vía anal, agravado por la condición de guardadora y el hecho de que se cometió contra un menor de 18 años en situación de convivencia preexistente, configurando un delito continuado.

El TIP ha recalificado la conducta de la madre como autora de homicidio triplemente calificado y abuso sexual gravemente ultrajante, mientras que para Páez, se ha mantenido la misma calificación con la adición del abuso gravemente ultrajante.

En sus recursos de impugnación, las fiscales María Mónica Rivero y Verónica Ferrero argumentaron que la Audiencia de Juicio había valorado incorrectamente ciertas pruebas y afirmaron que se habían demostrado los abusos sexuales dentro del ámbito familiar por parte de ambas acusadas.

Tras revisar las pruebas presentadas durante el juicio oral, las declaraciones testimoniales y las evidencias de las cámaras de seguridad, el TIP concluyó que Espósito Valenti también había abusado de Lucio, ya que el horario de la muerte según el médico forense la situaba en el lugar durante el momento de la golpiza y la agresión sexual. Además, la autopsia reveló que el niño había sido agredido sexualmente en las semanas previas a su homicidio.

En cuanto al recurso presentado por el abogado del padre de Lucio, José Mario Aguerrido, el TIP aceptó agregar el cargo de abuso sexual a la madre, pero no consideró el «odio de género» como agravante, argumentando que los testimonios de las psicólogas en el juicio fueron claros al respecto.

Finalmente, las defensoras oficiales María Silvina Blanco Gómez y Alejandra Moyano González, en representación de Páez y Espósito Valenti respectivamente, alegaron que hubo irregularidades en el proceso, incluyendo problemas en una biopsia y en las conclusiones de las entrevistas realizadas por psicólogas y psiquiatras a las acusadas en prisión. También cuestionaron la falta de una determinación específica de la duración de la prisión perpetua en la sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *