Comenzó en Diputados el debate sobre la reducción de la jornada laboral

En una reunión informativa celebrada en la Cámara de Diputados, se dio inicio el martes al debate sobre la reducción de la jornada laboral en Argentina. Este tema se basa en siete proyectos de ley, cinco de ellos presentados por el oficialismo, uno por la izquierda y otro por el partido socialista.

La presidenta de la Comisión de Legislación del Trabajo, Vanesa Siley (FdT), enfatizó que esta es la primera de varias reuniones y anunció la presencia de la Confederación General del Trabajo (CGT) y algunas cámaras empresariales en futuros encuentros. El objetivo principal de esta discusión es modificar la ley laboral vigente desde 1929, que establece una jornada laboral de 48 horas semanales. Según Siley, es esencial modernizar y actualizar la legislación laboral, que pronto cumplirá 100 años.

En comparación con otros países, se mencionaron ejemplos positivos de reducción de la jornada laboral, como México, Chile, Colombia y Reino Unido, donde se observó un aumento en la productividad, una disminución del ausentismo y una mejora en la calidad de vida de los trabajadores.

La diputada Claudia Ormachea (FdT), autora de uno de los proyectos, destacó la importancia de abordar este tema después de 100 años sin debate, especialmente en el contexto de avances tecnológicos y la pandemia.

Sin embargo, no todos están a favor de la propuesta. Julio Cordero, vicepresidente del departamento de Política Social de la Unión Industrial Argentina (UIA), planteó dudas sobre la necesidad de reducir la jornada laboral, citando las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establecen un límite de 8 horas diarias o 48 horas semanales.

Claudio Marín, secretario general FOETRA y gremial de la CTA de los trabajadores, abogó por separar el tiempo de trabajo de la productividad y enfatizó que la productividad no depende únicamente de las horas trabajadas. Natalia Salvo, presidenta de la Corriente de Abogados Laboralistas «7 de Julio», subrayó la importancia de un trabajo con derechos humanos consagrados en tratados internacionales.

Por su parte, Pablo Anino, editor de la sección economía de La Izquierda Diario, respaldó la reducción de la jornada laboral como una medida que beneficiaría a la clase trabajadora y permitiría la creación de nuevos empleos.

La ministra de Trabajo de la Nación, Raquel «Kelly» Olmos, expresó el respaldo del gobierno a esta iniciativa y abogó por una transición gradual en caso de reducción de las horas máximas de trabajo, además de fortalecer la negociación tripartita en los convenios para una distribución equitativa de las horas de trabajo en cada sector.

En resumen, la discusión sobre la reducción de la jornada laboral en Argentina ha comenzado en la Cámara de Diputados, generando opiniones encontradas entre los legisladores, representantes empresariales y expertos en derecho laboral. El debate continuará en futuras reuniones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *