Vacuna argentina contra el Melanoma es la esperanza en la lucha contra el cáncer de piel

Científicos argentinos de la Fundación Sales y Conicet han logrado un avance significativo en la lucha contra el melanoma, el cáncer de piel más grave. Esta nueva vacuna terapéutica promete marcar un hito en la atención médica, ya que podrá utilizarse en los próximos meses para tratar a pacientes afectados por esta enfermedad.

El líder del equipo detrás de esta vacuna es José Mordoh, discípulo del premio Nobel argentino Luis F. Leloir y del Nobel francés François Jacob. Durante más de 35 años, Mordoh y su equipo han trabajado en el desarrollo de esta terapia única en el mundo. A diferencia de las vacunas preventivas, esta vacuna terapéutica se aplica a pacientes con melanoma en las primeras etapas de la enfermedad para evitar su agravamiento. Lo que la hace sobresalir es su capacidad para aumentar el número y la variedad de linfocitos en el sistema inmunológico, fortaleciendo así la respuesta del cuerpo contra las células tumorales.

Esta vacuna, aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), se producirá en el laboratorio Pablo Cassará de Argentina y se espera que esté disponible para su uso clínico en un corto plazo.

Los ensayos clínicos realizados con pacientes en Argentina han demostrado una alta eficacia de la vacuna. En un país donde se registran entre 1200 y 1500 casos de melanoma al año y aproximadamente 600 muertes relacionadas con esta enfermedad, este avance promete cambiar la vida de muchos.

La vacuna funciona mediante la estimulación del sistema inmunológico del cuerpo, lo que la diferencia de los tratamientos tradicionales de quimioterapia y radioterapia, que a menudo tienen efectos secundarios devastadores. La inmunoterapia oncológica se destaca por movilizar las defensas naturales del cuerpo de manera precisa y no invasiva, mejorando significativamente la calidad de vida de los pacientes y prolongando su supervivencia cuando se combina con terapias tradicionales.

La Fundación Sales y Conicet han desempeñado un papel fundamental en este logro, con más de 150,000 donantes mensualizados que financian la investigación, el instrumental científico, los ensayos clínicos y las patentes en 21 países. Al eliminar la búsqueda de ganancias económicas, estas instituciones contribuyen a reducir el costo del tratamiento y a hacerlo más accesible para los pacientes.

Este avance en la lucha contra el melanoma es un ejemplo del poder de la colaboración entre la ciencia y la comunidad, ofreciendo esperanza a aquellos que enfrentan esta enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *