Laboratorio santafesino es el primero en la producción de mifepristona para abortos seguros

El Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de la provincia de Santa Fe ha logrado un hito histórico al convertirse en el primer laboratorio público de Latinoamérica en fabricar y suministrar mifepristona, un componente fundamental junto al misoprostol en los procedimientos de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), respaldado por las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El logro se celebró coincidiendo con el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro. La directora del LIF, Elida Formente, compartió la noticia con entusiasmo, destacando los tres años de trabajo intenso y el compromiso de los equipos de I+D (Innovación y Desarrollo) para alcanzar este objetivo. Además, resaltó la importancia social y de salud pública de producir este medicamento en Argentina, subrayando que muy pocos laboratorios en el mundo se dedican a esta tarea.

La mifepristona estará disponible en los 795 establecimientos de salud pública en las 5 regiones de Santa Fe, incluyendo Rafaela, Reconquista, Rosario, Santa Fe Capital y Venado Tuerto. Se espera que pronto se distribuya en todo el país.

Formente explicó que la producción se realiza en lotes debido a la especificidad del medicamento, y la primera entrega consta de 28 mil comprimidos que se destinarán a la salud pública de Santa Fe, donde actualmente se ha aprobado su producción.

Además, se informó que se han iniciado los procesos de certificación y aprobación en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para poder llevar la mifepristona a nivel nacional, siguiendo el modelo del misoprostol.

La combinación de mifepristona y misoprostol se ha convertido en uno de los métodos más seguros y eficaces para la interrupción del embarazo, siendo esta última incluida en la lista de medicamentos esenciales de la OMS desde 2005.

Hasta ahora, la mifepristona era importada por el sistema público de salud, ya que un laboratorio privado tenía el monopolio de su producción en Argentina. Sin embargo, el LIF ha logrado romper con este monopolio, asegurando que el tratamiento combinado esté disponible de manera accesible.

El desarrollo de la mifepristona desde cero fue un desafío complejo, ya que no existía un producto de referencia en Argentina. Sin embargo, gracias a la colaboración con la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (DNSSR) y una organización internacional, se logró crear una fórmula específica y cumplir con los estándares internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *