Frigerio utilizó datos personales de cuando fue ministro para hacer campaña: Teléfonos, correos y domicilios particulares

En las últimas horas, se reveló que Rogelio Frigerio, ex Ministro del Interior, ha empleado información personal de ciudadanos para llevar a cabo campañas altamente personalizadas tanto en plataformas de redes sociales como de manera física. Esta práctica plantea interrogantes sobre si se ha infringido la Ley 25326 de Protección de Datos Personales.

Durante su mandato como Ministro, las obras destinadas a las provincias, en especial a Entre Ríos, fueron notoriamente escasas. Sin embargo, el verdadero triunfo de Frigerio parece residir en su extensa red de contactos e influencias que ha logrado mantener, incluyendo un acceso privilegiado a bases de datos. A través de estas bases de datos, Frigerio ha logrado realizar anuncios personalizados y precisos, incluso llegando al punto de enviar mensajes de texto personales. Si Frigerio tiene acceso a tu número de teléfono, ¿qué otra información obtuvo durante su tiempo como Ministro del Interior? La información personal de los ciudadanos parece estar al alcance de la mano del equipo de redes de Frigerio, almacenada en una hoja de cálculo de Excel.

Es fundamental que los ciudadanos tengan la seguridad de que sus datos personales no serán utilizados de manera indebida ni compartidos sin su consentimiento. Según lo averiguado, el equipo de Rogelio Frigerio ha identificado a ciudadanos con opiniones políticas opuestas a las de Juntos por el Cambio, así como a aquellos que podrían ser «ganados» en futuras campañas. Estos métodos son similares a las «listas de clientes» utilizadas en campañas electorales convencionales.

Esta situación es preocupante, ya que Frigerio ha basado su campaña en un supuesto compromiso con la transparencia en la gestión gubernamental, un aspecto que debería distinguirlo de sus competidores políticos. No obstante, la obtención y utilización de datos personales, permitiendo que una agencia de publicidad los utilice e incluso los almacene, y el envío de campañas específicas a través de mensajes de texto, plantea interrogantes sobre la privacidad y la confidencialidad de los datos de los ciudadanos. ¿Está poniendo Frigerio el estado al servicio de sus intereses proselitistas? En los Estados Unidos, Donald Trump enfrenta un proceso legal similar.

A pesar de lo que Frigerio afirma sobre ser un actor nuevo en la política provincial, es evidente que las tácticas políticas cuestionables no son nada nuevo para él. Está claro que existe la creencia de que puede utilizar el poder del estado en beneficio personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *